Dermatología pediátrica

Dermatología pediátrica

Dermatitis Atópica

La Dermatitis atópica en niños o bebés (o eccema atópico) es una enfermedad de la piel que provoca sequedad y sensibilidad, de manera que fácilmente se pone roja, irritada y pica. Suele iniciarse en los primero años de vida, aunque a veces parece más tarde e incluso en la edad adulta. La dermatitis atópica en niños o bebés es una de las manifestaciones de la atipia, pero no la única sino también: el asma, la rinitis alérgica, las crisis de estornudos y la conjuntivitis alérgica son otras manifestaciones habituales.

El tratamiento diario de la dermatitis atópica en niños o bebés consiste en la hidratación de la piel, evitar los irritantes, además de la identificación y tratamiento de los factores desencadenantes específicos. El tratamiento durante los brotes dependerá de la severidad; los corticoides tópicos son la principal herramienta, sin embargo otras opciones terapéuticas son:

  • Tópico: corticoides e inhibidores de calcineurina.
  • Sistémico: corticoides, ciclosporina, metotrexato, azatioprina.

Molluscum Contagiosum

Los moluscos en niños o molluscum contagiosum, se refieren a la enfermedad de piel debida a la infección por Poxvirus, que afecta exclusivamente a la piel. Es una enfermedad muy frecuente que se presenta principalmente en niños en edad escolar.

El virus del Molusco en niños se contagia de tres formas:

  • En una persona que ya tiene moluscos, la diseminación ocurre por rascado y posterior contacto con piel sana.
  • El contacto piel-piel entre una persona afectada y una sana.
  • Por el contacto con objetos como toallas, ropa o juguetes que hayan estado en contacto con el virus.

Aunque en algunas ocasiones los moluscos en la piel de los niños desaparecen espontáneamente, aconsejamos realizar siempre tratamiento, debido a la posibilidad de diseminación. El tratamiento consiste en la destrucción de todos los moluscos, existiendo numerosas técnicas para ello. Los tratamientos de los moluscos en niños más utilizados en nuestra clínica son el raspado con cureta; sin embargo las opciones terapéuticas serán planteadas por el dermatólogo infantil dependiendo de las características de cada paciente.

Dermatitis del pañal

La dermatitis del pañal o dermatitis irritativa del área del pañal se define como el proceso irritativo e inflamatorio de la zona cubierta por el pañal, debido a las condiciones especiales de humedad, maceración, fricción y contacto con orina, heces y otras sustancias (detergentes, plásticos, perfumes, etc.).

La dermatitis del pañal a menudo remite cuando se controla frecuentemente el estado de los pañales del bebé y estos se cambian en cuanto se mojan o se ensucian. La aplicación de una crema o pomada de óxido de zinc o de vaselina ayuda a aliviar la irritación y a proteger la piel de la humedad.

Si después de dos o tres días de realizar estos cuidados las lesiones persisten o empeoran es importante consultar al dermatólogo infantil, debido a que los casos difíciles pueden necesitar tratamiento con corticoides, antibióticos y antifúngicos tópicos.

Impétigo

El impétigo en niños se define como una infección superficial de la piel y es una de las enfermedades infecciosas más frecuentes. Es además altamente contagioso y se extiende progresivamente por medio de los dedos, toallas o ropa apareciendo nuevas lesiones en zonas vecinas o a distancia. El impétigo en niños afecta a cualquier parte del cuerpo, pero las más frecuentes son alrededor de la nariz y la boca, manos y antebrazos, y en bebés en el área del pañal. Existen dos formas clínicas de presentación: forma no-ampollosa y forma ampollosa.

El impétigo en niños responde bien a los antibióticos tópicos. Pero si las lesiones son muy extensas o no ha habido un respuesta al tratamiento tópico se realiza un tratamiento con antibióticos orales durante 7 a 10 días, según el caso. En todos los pacientes recomendamos el lavado de las zonas comprometidas con agua y jabón, buscando remover las costras y favorecer la cicatrización.

Angioma en bebés

Los angiomas en bebés o hemangioma infantil (también conocido como “marca de fresa”) son los tumores benignos más comunes en la infancia. Están formados por vasos sanguíneos y se hacen visibles durante los primeros días de vida del bebé, pueden crecer durante algunos meses y alcanzar su aspecto final hacia los 6 meses.

Son tumores que se presentan con más frecuencia en las niñas, en la raza blanca, en bebés prematuros, recién nacidos de bajo peso y en hijos de madres con placenta previa o que han tenido hipertensión durante el embarazo.

Las opciones terapéuticas son variadas, incluyen el uso de medicamentos tópicos y/u orales, láser o cirugía. Es importante la valoración por un pediatra o dermatólogo pediatra para aconsejar sobre la necesidad de tratamiento y el tipo de tratamiento para cada caso.